Centroamérica es inversión, turismo, diversión y oportunidades!

Centroamérica es inversión, turismo, diversión y oportunidades!
Relax, you´re in Central America!

viernes, 19 de abril de 2013

En busca del vidahólico


Vidahólico Cortesía de Sardimar.
Fuente: Revista Summa Jueves, 18 de Abril de 2013 18:05 La persona vidahólica se caracteriza por poseer una buena salud de forma integral. Por ello, necesita también mantener una buena nutrición logrando un balance en su dieta.

Cada vez más costarricenses se suman a esta tendencia, promovida por Sardimar, que está a punto de convertirse en adicción.
Una adicción que invita a quien la padece a disfrutar la vida al máximo, sacándole provecho a todo lo mejor que le rodea. También promueve un balance entre el trabajo y los momentos de esparcimiento, tales como practicar ejercicio, salir al cine con los amigos, dormir suficientes horas al día o simplemente relajarse en la sala de la casa con un incienso y buena música.
La persona vidahólica se caracteriza por poseer una buena salud de forma integral. Por ello, necesita también mantener una buena nutrición logrando un balance en su dieta, sin que ello signifique sacrificarse de los múltiples placeres que ofrece la gastronomía.
En resumen, un ser humano positivo en todas las manifestaciones posibles es un individuo vidahólico; es aquel que promueve cambios sin juzgar a los demás, que aporta su sello personal en su comunidad, familia y trabajo; y que marca una huella imborrable gracias a una sonrisa o un simple: pura vida.
Motivaciones de fuerza mayor
Preocuparse por ser feliz no es algo para tomar a la ligera; es una necesidad imperativa.
De acuerdo con cifras de la Caja Costarricense del Seguro Social, en Costa Rica se invirtieron US$172 millones en 2011 en el tratamiento de enfermedades cardiovasculares, razón por la cual esta institución ha incluido al ejercicio como receta para disminuir dichos padecimientos, principales causas de muerte en el país desde 1970.
Asimismo, el resultado de un estudio publicado por la revista estadounidense Cancer Research refleja que el sedentarismo y la obesidad incrementan las probabilidades de padecer ciertos tipos de cáncer.
Para una persona vidahólica que practica al menos treinta minutos de ejercicio en una rutina de cuatro a siete días por semana, prevenir estos padecimientos es mucho más sencillo. Y si a ello se le suma una alimentación balanceada reduciendo la ingesta total de grasas, azúcar y sal, mientras se aumenta el consumo de hortalizas, frutas, leguminosas y productos saludables como el atún, los beneficios son aún mayores, ya que la persona aprende a comer sin caer en excesos o carencias.
La felicidad también va de la mano con el bienestar mental, y relajarse es parte del secreto. Según datos revelados por la Clínica del Sueño, el sueño insuficiente puede producir aumento de la ansiedad, disminución de la capacidad intelectual, pérdida de la memoria y depresión, entre muchos otros trastornos.
Por otra parte, una encuesta realizada el año anterior por la Escuela de Administración de Empresas del Instituto Tecnológico de Costa Rica demostró que la mayor debilidad asociada a la calidad de vida está en la conciliación entre el tiempo laboral y el tiempo libre.
Para Mario Carballo, especialista en nutrición y estilos de vida saludables, una de las medicinas recomendadas a los vidahólicos para liberar las tensiones es, por ejemplo, la risa, esa que no cuesta nada y que brinda múltiples beneficios al organismo tales como evitar padecimientos cardiacos, incrementar la autoestima, eliminar el miedo y hasta minimizar los problemas.
Entre tanto, los elementos simples de la cotidianidad son los que aprovecha una persona vidahólica para ser feliz. Para Carballo, respirar aire puro, observar la naturaleza, tomar el sol, disfrutar de atardeceres en familia e irse de paseo a la playa o la montaña son prácticas que estimulan el bienestar interior, lo cual acarrea como consecuencia una mejor salud física y mental.
¿Qué podría poner en riesgo mi vidaholismo?
Alex Willroy Grant, experto en temas de relaciones interpersonales, señala que sentimientos como el enojo desmedido, la ansiedad, el exceso de horas dedicadas al trabajo, el desorden de prioridades, la apatía e indiferencia, el conformismo y la vida sedentaria, la hipercrítica y el choteo, entre otras, podrían alejar a un vidahólico de su meta de alcanzar bienestar en su vivir.
Para el experto, aunque cada ser humano le da a su existencia su propio condimento, sabor y matiz, el concepto Vidahólico se resume en cinco palabras, cuyas iniciales forman el término PERMA desarrollado por el psicólogo Martin Seligman; que permite transformar lo conceptual en acciones concretas.
Positivismo: busco compartir con otras personas los beneficios que ser Vidahólico me han generado para convertirme en un agente de cambio dentro de este movimiento.
Estar presente: celebro la vida y el bienestar que ella me brinda haciendo aquello que disfruto tanto
Relaciones: no desaprovecho para decirle a mis seres queridos o personas con las que interactúo lo mucho que les quiero y aprecio.
Misión: Intento hacer mi mundo un mejor lugar para vivir, un paso a la vez.
Alcance: me propongo alcanzar el equilibrio entre mi trabajo y mi tiempo libre, tratando con respeto ambos espacios.
<¿Existe una receta para ser Vidahólico
Ambos expertos coinciden en que cada persona es la mejor administradora de su vida. No existen fórmulas, ni leyes. Pero ser Vidahólico va más allá de una moda o estilo de vida, es crear conciencia sobre cuál es la mejor manera de alcanzar la felicidad, tomando como base tener una buena nutrición, salud física y mental, excelentes relaciones interpersonales y tomarse el tiempo para vivir a plenitud.
Atrévase a ser vidahólico y disfrute los placeres de la vida como nunca antes lo había hecho, adoptando esta tendencia que está apropiándose de toda Costa Rica.