Centroamérica es inversión, turismo, diversión y oportunidades!

Centroamérica es inversión, turismo, diversión y oportunidades!
Relax, you´re in Central America!

martes, 16 de julio de 2013

Panamá se prepara para la billetera móvil


Billetera digital Summa Inputs.
Fuente: Capital (Panamá) Martes, 16 de Julio de 2013 11:41 (modificado)
Según “Mobile Money for the Unbanked”, existen 183 implementaciones activas de billetera móvil a nivel mundial. En América Latina han avanzado en esta dirección: Argentina, Chile, El Salvador, México, Venezuela, Ecuador, Colombia y Brasil.

La telefonía móvil ha sido una de las tecnologías que más rápido ha evolucionado con el pasar de los años. De la función básica de recibir y emitir llamadas que caracterizó a los primeros celulares en los ochenta hemos saltado hoy a sistemas que pueden convertir el móvil en una billetera, con la que se puede pagar desde el supermercado hasta el Metro, o hacer trasferencias de dinero en el lugar más remoto.
Aunque es difícil imaginar tu número de teléfono como una cuenta bancaria, en la actualidad a nivel mundial son muchos los países que han tomado este sistema, mejor conocido como la “billetera móvil”, tomando en cuenta las ventajas que ofrece para los usuarios.
De acuerdo con los registros de la organización “Mobile Money for the Unbanked”, existen 183 implementaciones activas de billetera móvil a nivel mundial y en América Latina no son pocos los países que han avanzado en esta dirección, entre ellos Argentina, Chile, El Salvador, México, Venezuela, Ecuador, Colombia y Brasil.
La plataforma de pago móvil se asemeja a una cuenta prepago, el método de uso contempla una operadora de mensajes donde el usuario cuenta con una clave, la que le permitirá hacer pagos a diferentes establecimientos.
La herramienta puede ser utilizada tanto en teléfonos básicos como en los conocidos smartphones.
El sistema ofrece mecanismos adicionales que permiten garantizar la seguridad de las transacciones, entre ellos claves encriptadas a nivel de la tarjeta SIM, SMS Seguro, uso de un canal de Servicio Suplementario de Datos no Estructurados, provisto por las empresas de telecomunicaciones, entre otros.
Eduardo Jaén, secretario general de la Secretaría de Innovación Gubernamental, aseguró que el uso de la billetera móvil ya está aprobado para su funcionamiento en nuestro país, a cargo de la empresa telefónica Cable & Wireless. La aprobación fue dictada por la Superintendencia de Bancos de Panamá a finales de 2012.
Al ser consultado sobre la posibilidad de que el método pueda ser empleado para la administración de programas sociales que se ejecutan en el país, Jaén señaló que por lo pronto no se ha tomado esa decisión, pero reconoció que existe el interés de vincular programas como “100 para los 70” o la Beca Universal a esta tecnología.
“La herramienta sería de gran ayuda para los panameños”, señaló el ejecutivo, quien destacó también que en la actualidad el país se posiciona como “el segundo del mundo con mayor penetración de teléfonos móvil y el primero de América Latina con penetración de smartphones”.
Cable and Wireless informó a Capital Financiero que tienen una unidad de negocio desarrollando este tema, M-Wallet, y que estiman que este servicio de billetero móvil entrará en operaciones en Panamá durante el último trimestre de este mismo año.
La compañía aseguró que su billetero móvil se encuentra en fase de pruebas a nivel de plataformas y a la vez consolidando las alianzas comerciales necesarias.
“El costo en el que incurrirán los usuarios será bajo y competitivo en el mercado, a pesar de que actualmente no hay otro servicio que se le compare”, aclaró la empresa.
En cuanto a los bancos que puedan ofrecer sus servicios mediante este sistema, Cable and Wireless señaló que la intención transmitida por la Superintendencia de Bancos es que el sistema sea abierto y que una multiplicidad de bancos ofrezcan sus servicios por medio de la herramienta.
Pero vale la pena preguntarse si Panamá está realmente preparado para aplicar un sistema de pago como este.
Víctor Betancourt, gerente comercial de la empresa Todo en Uno, proveedora de soluciones bancarias en América Latina, aseguró que el país está en el momento indicado para dar este paso, destacando que un servicio como billetera móvil fomentaría el ahorro hasta en las familias más humildes.
El ejecutivo basó su comentario en las cifras que maneja el Banco Mundial, según el cual más de la mitad de la población panameña no tiene acceso al sistema financiero, por lo que considera oportuna la herramienta.
Betancourt destacó que entre los beneficios que puede ofrecer el sistema al usuario son los siguientes: Podrían recibir y realizar transferencias de dinero sin contar con una cuenta bancaria, hacer pagos de servicios públicos como agua y electricidad a través de un simple mensaje de texto, hacer pagos a comerciantes sin efectivo, recargar saldos a celulares, ahorrar en su cuenta de la billetera móvil para su uso posterior reduciendo la inseguridad de portar dinero en efectivo.
“Adicional a eso, la población no bancarizada comienza a ser sujeta a microcréditos y a seguros cuyas letras pueden ser descontadas de la billetera mensualmente”, indicó.
Esta herramienta tecnológica también ofrece beneficios a las entidades bancarias, como la posibilidad de realizar intermediación financiera en la mitad de la población que hoy día no utiliza los bancos, de forma eficiente.
Reducen los costos de ofrecer servicios a la población no bancarizada, dado que se evita tener que crear una cuenta tradicional para cada cliente, lo cual representa altos costos por las regulaciones que aplican.
Para el economista Ernesto Bazán, este tipo de herramientas pueden ser muy útiles para el sistema panameño, y más por ser uno de los centros bancarios más atractivos de América Latina.
Bazán estima que el sistema será formalizado y entrará en operación a corto plazo, tomando en cuenta las ventajas que este ofrece a las sucursales bancarias y el crecimiento de flujo operativo que conlleva esta herramienta.
Pero aunque la tecnología resulte atractiva para las masas, el economista opina que es importante empezar a trabajar en los hábitos de los ciudadanos, que generalmente tienden al rechazo de este tipo de sistemas, por la desconfianza y los temores en materia de seguridad.