Centroamérica es inversión, turismo, diversión y oportunidades!

Centroamérica es inversión, turismo, diversión y oportunidades!
Relax, you´re in Central America!

jueves, 21 de noviembre de 2013

Expertos no descartan que el Banco Central de Honduras emita dinero inorgánico


Fuente: La Prensa (Honduras) Miércoles, 20 de Noviembre de 2013 11:30
Exfuncionarios de Gobierno y economistas advierten que los efectos directos podrían ser el aumento de la inflación y la pérdida de credibilidad del Banco Central al no respetar su propia ley

Exfuncionarios de Gobierno y economistas hondureños no descartan que la reciente emisión de 24.100 millones de lempiras (US$1.173 millones) anunciada por las autoridades del Banco Central de Honduras (BCH) sea en realidad una forma de emisión inorgánica de dinero.
La semana pasada, la presidenta del BCH, María Elena Mondragón, anunció la impresión y puesta en circulación de 315 millones de billetes que incluyen el sistema Braile y barras especiales para que las personas no videntes puedan identificarlos con mayor facilidad.
Según informes del BCH, en el período 2010-2013 se han impreso unos 540 millones de billetes a un costo de más de US$17 millones, al tiempo que se han acuñado 262 millones de monedas por un valor de más de US$6.6 millones.
“La presidenta (del BCH) dijo que lo iban a colocar en un período de dos años, si se hace así como la planteó, sirve para dos cosas: sustituir la moneda actualmente en curso o para crear la base de la cantidad de dinero que la economía necesita, entonces, no sería una medida inadecuada”, manifiesta Hugo Noé Pino, expresidente del BCH y economista para Honduras del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).
Sin embargo, el exfuncionario tampoco descarta que el trasfondo de esa emisión sea que el BCH se prepare para prestarle L5.000 millones (US$243 millones) al Gobierno Central para que pueda cubrir el déficit fiscal del presente año, que podría cerrar hasta en un 8%.
“Hay una resolución aprobada por el presidente (Porfirio Lobo) en decreto ejecutivo que faculta a la Secretaría de Finanzas a solicitar hasta un monto de L5.000 millones (US$243 millones) al BCH, lo que pasa es que hasta ahora no lo han hecho, y por eso uno no puede afirmar que para eso sea”, subraya.
“Pero lo que uno sí podría decir es que el BCH se estaría preparado para emitir 5.000 millones que solicite Finanzas a finales de año”, agrega Pino.
El académico advierte que si se cumple la hipótesis de que el dinero se utilice para prestárselo al BCH “tendría un agravante adicional, porque la ley del BCH dice que sí le puede prestar al Gobierno, pero que este debe devolver ese dinero el mismo año, y si se lo presta en diciembre, como aparentemente pudiera suceder debido a que no lo quieren hacer antes de las elecciones, difícilmente Finanzas va a tener capacidad para devolver ese dinero”.
En este caso, Pino indica que ese dinero sería destinado al pago de salarios, aguinaldos o cuentas por pagar. “Si se los dan, no van a dejar nada para el próximo año”, agrega.
Consultado sobre si esa emisión elimina la posibilidad de colocar un segundo tramo del bono soberano en el exterior por US$250 millones, Pino considera que “más bien esta última sería la alternativa más viable para cubrir ese déficit”.
Sin embargo, el riesgo de esta operación es que se colocaría ese monto a una tasa de interés superior a la actual, que es del 7,5%. “Lo que está pasando actualmente es la evidencia de que el Gobierno no hizo ningún esfuerzo por contener el gasto”, expresa el experto.

El riesgo de la inflación

Para el analista económico Raúl Reina, la medida de emitir moneda es normal siempre que sirva para sustituir billetes en mal estado.
“El BCH debe sacar de circulación 24.100 millones de lempiras (US$1.173 millones) si quiere emitir esa misma cantidad. Lo grave sería que esos billetes nuevos no sustituyan nada, porque eso sí sería una emisión inorgánica de dinero”, plantea.
El economista advierte además que una emisión inorgánica podría tener dos efectos directos: se dispararía la inflación y se sentaría un mal precedente económico, porque se estaría haciendo una emisión sin ningún tipo de respaldo.
“El poseedor del dinero va a tener menos poder adquisitivo y el Banco Central estaría infringiendo sus propias reglas, porque no se puede estar emitiendo dinero sin respaldo”, explica.
“Ese respaldo no solo es en dólares, sino que en la producción del país, en el Producto Interno Bruto (PIB). Si no se está produciendo y aún así se emite dinero, lo que va a pasar es que va a subir el precio de esos bienes y entonces se va a generar la inflación”, añade.
Dentro del mismo contexto, Reina menciona que la emisión inorgánica es “un delito de orden financiero”.
En tal sentido, el economista pide a las autoridades del BCH que expliquen de forma más detallada cómo realizarán esa emisión, ya que “tampoco se puede justificar que es una emisión que va a favorecer a los no videntes. ¿Cuánta gente no vidente hay en el país que justifique un gasto tan grande como ese?, es un costo bien grande”, cuestiona.

Sin mayor riesgo

Arturo Alvarado, extitular de la Secretaría de Finanzas, explica que las consecuencias dependerán de la velocidad con que la nueva emisión de billetes sea puesta en circulación.
“Hay una cantidad de billetes que normalmente se retiran de circulación por estar en mal estado, pero al final dependerá de la emisión nueva de billetes y los que se retiren de circulación. Así se podrá saber cuál es en realidad el agregado monetario que se está generando en cuanto a poner más liquidez en la economía”, apunta.
En este sentido, el exfuncionario no ve un peligro mayor, debido a que el cierre de la inflación de 2013, que se proyecta en un 5,5%, no es alto, y ha habido un bajo crecimiento económico.